Almendor Lache y Los Pancakes Definitivos (S05 parte 2)

Prometo que es la última vez que hablo de pancakes por, al menos, un mes. Pero tenía que compartir con ustedes la noticia de que, por fin, ¡salieron bastante bien esta vez!

(ya-ni-idea-qué-adjetivo)s Ingredientes

Esta vez seguí casi a rajatabla la receta de este buen recetario que viene en un PDF muy mal optimizado, pero cambiando la leche de vaca por lache de almendras, y la premezcla comprada por la que venimos haciendo en casa desde la semana 2.

  • Unos 150 gramos de mezcla de harinas sin gluten.
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear.
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • Dos cucharaditas de azúcar.
  • Un poquitín de sal.
  • 150 mililitros de lache de almendras.
  • 1 cucharada de aceite.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.

Una vez terminada la preparación le agregamos varias cosas arriba, pero todo eso es 100% opcional. ¿Valió la pena? Sip. Sobre eso comento más tarde.

|inserte calificativo aquí| Preparación

  1. Tamizar harina y ponerla en un bol (o bowl, o como se diga).
  2. Agregar el polvo de hornear, el bicarbonato, el azúcar y la sal, y revolver.
  3. Sumar a la mezcla el aceite, el huevo, la lache y la esencia de vainilla.
  4. Mezclar con batidora eléctrica, o con fuerza, si tienen, hasta que quede una mezcla cremosa.
  5. Poner al fuego bajo una sartén lo más chica posible, con un poco de aceite esparcido para que no se pegue la mezcla. Echar en la sartén un poco de mezcla. Cocinar aproximadamente un minuto, dar vuelta y dejar otro minuto.
  6. Repetir el punto 5 hasta que se acabe la mezcla.
  7. Servir y comer los pancakes calentitos.

¿Cuántos salen? Depende un poco del tamaño y el grosor de los pancakes que preparen. A nosotros nos salieron 5. La receta original decía 8, pero ya mirando los ingredientes me parecía imposible.

(ehhhhhhh...) Resultados

¡Ah! Antes de mostrar los resultados, me falta decir algo: por idea de Maite —también conocida como "mi novia"—, le pusimos rodajas de banana, pedacitos de frutilla y una salsa de caramelo que estaba en la heladera hacía rato pero no estaba vencida. Eso multiplicó la sabrosidad del desayuno en un factor de π.

El plato de Maite quedó así:
Rico

Y así el mío:
Ouch, otra vez

Estaba muy rico. Nada de nada que criticar esta vez. Ya siento que somos expertos (?) de los pancakes sin gluten ni lactosa. Por lo tanto, no vamos a molestar más a nadie con esto por un tiempo. Lo que incluye que no aceptamos pedidos durante ese tiempo tampoco.

Un saludo

Así termina otra semana de cocina, sabores caseros, crisis existencial e ingredientes sustitutos. Nos leemos. Chau.